Babaji's Kriya Yoga
Babaji's Kriya Yoga Images
English Deutsch Français FrançaisEspañol Italiano Português PortuguêsJapanese Russian Bulgarian DanskArabic Farsi Hindi Tamil Turkish

 
                                            

Atendiendo al Ser:
La magia del Kriya Hatha Yoga
de Babaji

Por Durga Ahlund


OM KRIYA BABAJI NAMA AUM

Este mantra tiene el poder de conectar el propio corazón con el latido del corazón del Universo. Uno no puede hablar del Kriya Yoga de Babaji sin mencionar este mantra. Crea una línea directa de comunicación con la "Gracia Divina" del legendario siddha de los Himalayas, Kriya Babaji Nagaraj. Lo mismo que Dios no puede ser visto con los ojos físicos, sino que se revela a Sus Devotos, igual sucede con el Sathguru Kriya Babaji. Babaji muestra su forma física solo a unos pocos, pero se revela a Sí mismo a todos Sus devotos.

En otoño de 1994 asistí a una conferencia de introducción y a una meditación de Kriya Yoga de Babaji con Marshall Govindan. Había estado practicando yoga intensamente durante una década, estaba estancada en mi disciplina y era una coleccionista/practicante de técnicas, pero cuando el señor Govindan preguntó íntimamente a todos los que nos habíamos reunido allí por qué habíamos venido, no supe qué responder. Lo que sabía es que todavía sufría periódicamente de una melancolía que provenía de un "vacío", un conocimiento de que faltaba algo. Durante la tarde nos fue enseñado el mantra Om Kriya Babaji Nama Aum. Lo cantamos en modo de llamada y respuesta. Lágrimas rodaron por mi cara conforme cantamos, y una impresión de luz apareció en mi frente. Conforme me estaba inscribiendo para asistir al seminario de fin de semana le dije a Govindan que el mantra era la razón por la que había venido esa tarde. Él dijo, "Humm, ¿entonces por qué esperaste tanto tiempo?". Yo dije, "le preguntaré a Babaji, supongo que todo viene en el momento correcto, ¿no?"

La práctica de yoga generalmente se ha convertido en sinónimo de hatha yoga en Occidente, donde es practicada principalmente como una forma física de ejercicio. Muchos practicantes de yoga llegan eventualmente a sentir que falta algo en su práctica. Podemos haber comenzado a practicar hatha yoga para volvernos físicamente fuertes, para controlar los efectos del estrés o para vencer un problema de salud. Pero la magia del yoga está en que cuando colmamos una necesidad, surge otra necesidad, y siempre permanece ahí "algo faltante". Con nuestra práctica de yoga gradualmente nos volvemos despiertos y conscientes de lo que nos falta.

Hay muchas escuelas de yoga en Occidente, pero pocas tradiciones, e incluso menos son las que producen un desarrollo integral de toda la persona, colmando nuestras necesidades en todos los niveles, como lo hace el Kriya Yoga de Babaji. Es una disciplina práctica completa, un enfoque abierto de corazón, para practicar yoga y vivir la vida. Fluye directamente de la tradición Siva Yoga Diddhantam del sur de la India, desarrollada por los 18 siddhas yoga tamiles durante el periodo del 200 al 1.200 después de Cristo. Kriya Babaji Nagaraj desarrolló su "Kriya Yoga" a partir de las técnicas y enseñanzas de esta tradición de los 18 siddhas, en particular de aquellas enseñadas por su gurú Boganathar. Éste es el mismo Babaji que fue descrito por Paramhamsa Yogananda en su "Autobiografía de un Yogui". Su kriya yoga fue descrito por M. Govindan en el libro "Babaji y la Tradición de Kriya Yoga de los 18 siddhas, y en una serie de libros escritos por.T. Neelakantan y S.A.A. Ramiah.


El quíntuple camino del Kriya Yoga de Babaji

El Kriya Yoga de Babaji es un quíntuple camino que incluye kriya hatha yoga para el cuerpo físico; kriya kundalini pranayama para el cuerpo vital, el asiento de las emociones; kriya dhyana yoga (meditación) para el cuerpo mental, la mente racional, y el asiento de los sentidos; kriya mantra yoga para la mente más elevada del cuerpo intelectual; y kriya bhakti yoga para el cuerpo espiritual, el cuerpo de gozo. Esto purifica la consciencia individual en todos los cinco niveles de existencia, construyendo una base integrada para la paz, el amor y la ecuanimidad duraderos. Cada uno de estos tipos de yoga afectan profundamente a más de un cuerpo, y en la práctica, a menudo son combinados juntos. Así, por ejemplo, en el Kriya Yoga de Babaji podemos cantar, meditar o visualizar y dirigir la fuerza vital mientras practicamos las diversas posturas.

Kriya Hatha Yoga de Babaji

El Kriya Yoga de Babaji enseña una base de 18 asanas con variantes. Los siddhas, maestros de yoga, registraron sus enseñanzas en hojas de palma. Los siddhas miraban la vida y el cuerpo de uno como su campo de experimentación. Un cuerpo humano, dijeron, era para ser transformado en un cuerpo divino y usado como ayuda para la autorrealización. Los siddhas hablaron de más de 8.4 millones de asanas. Babaji destiló la práctica de su hatha yoga hasta la serie estándar de 17 y el saludo al sol, con variaciones para ser usadas para condicionar el cuerpo sutil y prepararlo para los profundos estados de meditación. Esta serie de asanas cuando son practicadas diariamente con las "kriyas" (micromovimientos repetitivos), masajean profunda y completamente y limpian los canales de energía, y fortalecen los órganos y sistemas de todo el cuerpo físico, estimulando además el despertar de la kundalini shakti, al generar un calor interno. La intensidad de una práctica diaria nos beneficia enormemente física y espiritualmente. Porque sinceramente, es la repetición diaria, practicando pacientemente con siempre incrementada perseverancia, la que genera este calor interno. Sólo los movimientos físicos de la asana ya fortalecen el cuerpo, y la consciencia que se desarrolla puede llevar el éxito a las actividades del día a día. Pero además, la práctica diaria del kriya (acción con consciencia) hatha yoga, que combina la consciencia con el control físico, activa el proceso de realizar quién es uno realmente.

Lo que somos es consciencia pura residiendo en un cuerpo. Nuestra vida está entremezclada con movimientos de todos los planos de existencia, nuestros pensamientos, emociones, tensiones, percepciones de los sentidos y nuestros recuerdos. Estamos atrapados en una red compleja. Las posturas de la serie de 18 fueron escogidas para purificarnos en todos los cinco niveles de existencia. Purificar y calmar la mente es purificar una cierta función de la consciencia, pero tiene que estar apoyado por trabajo en los niveles físico, emocional, intelectual y espiritual. Estas posturas como una ciencia pueden enseñarnos a tener consciencia del cuerpo físico como un todo, sin separarlo en mente, cuerpo y sensaciones. Tenemos que cambiar toda la vida a la vez, no sólo en partes, pieza a pieza.

Debemos aprender a estar atentos al cuerpo físico y a sus sensaciones internas, porque el cuerpo mismo es una guía para nuestra salud. Podemos apoyar al cuerpo fortaleciendo sus sistema nervioso. Construimos nervios fuertes dirigiendo los movimientos de energía dentro del cuerpo, en la quietud de una postura estática. En la quietud, con la atención en ralentizar la respiración, nuestros pensamientos se ralentizan y llegan a descansar, llevándonos a descubrir la fuente de nuestros pensamientos. Desde este lugar, podemos comenzar el auto-examen de nuestras dudas, miedos e impulsos habituales, al igual que percibir y nutrir nuestras aspiraciones espirituales. Es sólo con una mente calmada que las facultades más elevadas de discernimiento e intuición pueden trabajar sobre nosotros. Éste es el yoga de la transformación.


Patanjali y Asana

Patanjali en su clásico Yoga Sutras, prescribe cómo avanzar en la asana de yoga. Nos dice que la asana debe ser sthira (constante, estable) y sukha (fácil, cómoda). Sukha significa "soltura" pero también significa "alegría" o "gozo". Patanjali define asana como un estado. Dice que estas cualidades de nuestro cuerpo, estabilidad y soltura, deben ser aplicadas a nuestra mente también. La mente debe estar libre de tensión y de turbulencia. Él dice de usar el pranayama para calmar y equlibrar el cuerpo y la mente, a través de integrar el prana con la consciencia individualizada. Avanzar en las asanas implica una relajación del esfuerzo y una sintonización de la mente en las cualidades expansivas de la pura sensación, la pura vibración. Él aumenta la fórmula y nos dice en las fases posteriores de la práctica de la asana entrenar la mente para que se concentre en estar continuamente consciente de un objeto infinito. Él dice que permanecer más en este estado de sukha en asana, desviando todas las distracciones y dualidades, de modo que eventualmente te vuelvas "invulnerable a las dualidades", cuando "nada pueda perturbarte más".

El corazón del Kriya Hatha Yoga es permitir que las posturas emerjan del esfuerzo hacia un mantenimiento sin esfuerzo donde el estado de la mente esté contínuamente consciente de un sujeto u objeto infinito. Con el fin de hacer esto, se nos enseña a equilibrar la tensión y la relajación. Equilibrando la tensión y la relajación somos capaces de mantener una postura muy fácilmente. Aún más, este sistema enfatiza el equilibrar la tensión en un postura con un periodo de relajación una vez salimos de la postura. Esto no es relajación en la inercia sino relajación en nuestro cuerpo espiritual. Esta relajación permite a nuestro cuerpo espiritual que aligere, cure y transforme a nuestros cuerpos no tan sutiles.

Dirigiendo el Flujo de la Energía Pránica

Cuando liberamos las contracciones del cuerpo y la mente y somos libres de la inquietud y la perturbación, encontramos nuestro ser abierto a los movimientos de la consciencia espiritual. Cuando equilibramos la tensión y la relajación mientras estamos en las posturas, creamos el espacio y las condiciones en el cuerpo en las que el prana, el animador de la vida y la energía de la Consciencia, puede entrar e impregnar.

Conforme coloqué mi cuerpo en cada una de las posiciones fijas de las posturas, canalicé deliberadamente el movimiento de esta energía, al dirigir la respiración, con la intención de limpiar y fortalecer los caminos que distribuyen la fuerza vital dentro del cuerpo sutil. Intentaba estimular las áreas bloqueadas que estaban restringiendo la circulación de la energía y reduciendo la nutrición de las células, para que se abrieran y fueran nutridas. Conforme la células fueron penetradas con prana los cuerpos físico y mental se sienten bien y desaparece la incomodidad. Las asanas yóguicas nutren niveles profundos.

¿Cómo movemos conscientemente el prana en las posturas?

Se requiere presencia y esfuerzo. Al observar la respiración, al concentrarnos en cada inhalación y exhalación podemos ralentizar cada respiración entrante u cada respiración saliente, igualarlas y hacer rítmica la respiración. De esta forma adquirimos la primera condición necesaria para controlar el prana, la consciencia y la quietud. En este estado el prana puede ser dirigido a cualquier sitio donde pongamos nuestra atención. Cuando nuestra atención está en la respiración, podemos "dejar partir" cualquier sensación presente. Además, la fase de "kriya" (pequeños movimientos repetitivos) masajea gentilmente los órganos internos e incrementa el flujo de la circulación.
Una vez el prana está fluyendo hacia un área bloqueada, sucederá una de dos cosas. Las fibras del músculo bien se soltarán progresivamente con cada exhalación y el área contraída "dejará partir" y se abrirá a la energía del prana, o el área no "dejará partir", y en vez de eso una emoción vendrá acompañada por una sensación específica, que podemos seguir. De cualquier manera, conforme nos movemos conscientemente a través de esta serie de posturas, con sensitividad y reflexión, podemos sentir suavemente el poder curativo del prana penetrando en los profundos recovecos del cuerpo, y las tensiones profundamente sostenidas del cuerpo y la mente.

Conforme toco repetidamente mis áreas crónicamente tensas, me vuelvo consciente de los persistentes anhelos y deseos de mi mente que deben haber creado estas tensiones. Mis miedos surgen, junto con mis dudas y sentimientos de nos ser digna de experiencias espirituales. Descubrí creencias profundamente sostenidas, que me retenían en mi cuerpo, en mi práctica y en mi vida..

La magia de esta práctica era que conforme estas creencias y conceptos negativos de mí misma surgían me encontré "dejándolos partir", y consecuentemente, "iluminando". Cada vez que volvía a la serie de posturas me sentía aliviada, libre y algunas veces incluso divertida conmigo misma. La respiración consciente profunda inducía a mi mente al relax pero además, conforme entraba en la quietud, la relajación se desarrollaba en una calma estable y constante. Las posturas fueron gradualmente siendo sostenidas por el prana en vez de por el esfuerzo.


Un camino para la Auto-realización

La práctica del Kriya Hatha Yoga de Babaji nos invita a explorar nuestro cuerpo físico en nuestra búsqueda del Ser. Desde el momento que nosotros empezamos, nuestra atención es directamente dirigida de nuestro ser interno, hacia nuestro gran Ser. En la kriya asana vanekom, la postura del saludo, la primera pose, nosotros honramos al Ser, a Dios, el Vidente el cual mora dentro nuestro, como nosotros. Nosotros no somos conscientes de nuestra Divinidad interna, como el Ser, por las impurezas de la mente y las distracciones de los sentidos. Esto incluye la ignorancia fundamental creada por el egoísmo, el hábito de identificación con nuestros pensamientos. Nuestros pensamiento son la barrera que nos priva de conocer que es lo que hay más allá de la mente.

Además, lo que yo encontré a través de la continua práctica de vigilar mis inhalaciones y exhalaciones, fue una realización del sonido místico Aum vibrando a través de la respiración. Kriya Yoga nos enseña sobre el poder de la formula divina de "Soham", el sonido mantrico de la respiración. "So", Eso, el Ser universal y "aham", yo, el ego individual. Yo soy Eso. A través de nuestra respiración normal nosotros somos todos apremiados constantemente a realizar la Verdad de nuestro Ser, para asertar nuestra Divinidad con cada inspiración y negar nuestra existencia con cada expiración.

Auto-estudio y práctica de Asanas

Patanjali define su Kriya Yoga como práctica constante, devoción al Señor y autoestudio, en sus Yoga-Sutras (II.1). En el Kriya Yoga de Babaji usamos la práctica de asanas como un medio de autoestudio.
Conforme comencé a observar mi mente, sus respuestas y movimientos automáticos, descubrí los juegos que estaba jugando y cómo éstos estaban obstruyendo mi crecimiento. Registré mis deseos personales, aquellos controlados e incontrolados, y mis metas, lo que estaba alcanzando, y lo que mi mente temía que podría perder o lo que podría soltar.

El Kriya Yoga me ha ayudado a desarrollar una verdadera comprensión de la necesidad del autoestudio. Aprendí el valor de las cualidades yóguicas del "desapego" y la "práctica constante". El desapego liberó mi mente de la confusión y la ansiedad. El desapego y la práctica constante me ayudaron a simplificar y ha tomar alegremente las decisiones correctas de mi vida. Con estas herramientas descubrí apegos profundos, tendencias y deseos que me habían mantenido atada a ciclos de sufrimiento. Fueron el desapego y la práctica constante los que me ayudaron a separar mis necesidades de mis deseos y a descubrir lo que es verdaderamente valioso de tener, la felicidad duradera.


Purificación a través del Kriya Hatha Yoga

Conforme mi práctica de hatha se hizo más comprometida y más meditativa y devocional, comencé a sintonizar con las energías y la gracia de la práctica. Las emociones negativas comenzaron a decaer conforme hacía la asana, me sentaba en asana, o me volvía hacia el interior y sintonizaba con el Ser. Supe que el Kriya Yoga de Babaji me estaba ayudando en mi práctica de yoga cuando comencé a negarme a expresar emociones negativas. Observé que expresar hacia fuera una emoción como la ira me dejaba exhausta, pero, pero otro lado, no expresar una emoción negativa no me dejaba cansada o sintiéndome "trastornada", si sencillamente le daba a la emoción libertad para que viajase a través de mí. La percepción interna que estaba aprendiendo a través de mi práctica diaria de las posturas me ayudó a observar las emociones como una "pura sensación" en mi cuerpo a través del día. El Kriya Yoga le enseña a uno a tener un sentido de reverencia hacia el cuerpo y hacia los demás. Enseña el significado más profundo de ahimsa, no dañar. La consciencia de esto me ayuda a rechazar la negatividad al liberarla conforme surge.


Efectos espirituales de mi práctica de Kriya Hatha Yoga

Se dice que al meditar en el Infinito, la asana es dominada. Patanjali nos dice que al dominar la asana, podemos aprender a estar imperturbados por los pares de opuestos, y progresivamente aprender a discernir entre lo permanente y lo impermanente.

Permaneciendo por periodos más largos de tiempo, flotando en el prana, comencé verdaderamente a usar esta práctica de Kriya Hatha yoga para experimentar el Ser. Los sabios nos dicen que el sistema nervioso humano está diseñado para expresar la totalidad de la Consciencia. ¿Es posible para nosotros morar en el Infinito mientras vivimos en este cuerpo finito? Cuando el esfuerzo cesa y cuerpo/mente/asana pierden sus respectivas identidades, descubrí que podía disolverme hacia el Infinito.

Aunque yo no puedo sondear el Infinito, he sentido una acometida hacia arriba de profunda felicidad o paz, incluso gozo, conforme sentí una expansión de mi corazón. Sentí que el silencio y la quietud impregnaban mi cuerpo, en una sensación de la difusión uniforme de la Consciencia.

Los Siddhas nos dicen que el cuerpo humano es el centro místico, el pasaje sagrado a la última realidad y la liberación es disponible sólo dentro de él. Si la Divinidad existe en cada uno de nosotros, entonces ello es para cada uno de nosotros y así mismo para ser probada por cada uno de nosotros. Yo sé que he hallado lo que había perdido.

Copyright diciembre 2000 por Jan Ahlund. Todos los derechos reservados

© 1995 - 2017 - Babaji's Kriya Yoga and Publications - All Rights Reserved.  "Babaji's Kriya Yoga" is a registered service mark.