Babaji's Kriya Yoga
Babaji's Kriya Yoga Images
English Deutsch Français FrançaisEspañol Italiano Português PortuguêsJapanese Russian Bulgarian DanskArabic Farsi Hindi Tamil Turkish

 
                                            

¿Quién es Babaji?

En 1946, Paramahansa Yogananda, uno de los más grandes yoguis de la India moderna, reveló en su clásica obra "Autobiografía de un yogui" la existencia de un santo crístico, un yogui inmortal, Mahavatar Babaji. Yogananda relató cómo Babaji había vivido durante siglos en los Himalayas, guiando a distancia a muchos maestros espirituales, usualmente sin que ellos lo supieran. Babaji era un gran Siddha, uno que habían vencido las limitaciones humanas ordinarias, que trabajaba silenciosamente, oculto al público, para la evolución espiritual de toda la humanidad. Paramahansa Yogananda reveló también que fue Babaji quien enseñó en 1861 una poderosa serie de técnicas yóguicas, conocidas como "Kriya Yoga", a Lahiri Mahasaya, quien posteriormente inició a muchos otros, incluyendo al propio gurú crístico de Yogananda, Sri Yukteswar, unos treinta años después. Yogananda pasó 10 años con su gurú antes de que Babaji mismo se le apareciera y le indicara que llevara la ciencia sagrada del Kriya a Occidente. Yogananda cumplió esta sagrada misión de 1920 a 1952, cuando dejó su cuerpo y alcanzó el estado yóguico de mahasamadhi.

Como tributo final a la eficacia del Kriya Yoga y a las bendiciones de su linaje, el cuerpo de Yogananda no se deterioró durante los 21 días que permaneció expuesto al público, antes de ser enterrado en una cripta en Los Ángeles. El 7 de marzo del 2002 marcó el 50 aniversario de la destacable partida de Yogananda. Cuando sus restos fueron transferidos a una santuario de "samadhi" permanente en marzo del 2002, millones de personas de todo el mundo recordaron con gratitud el legado que Yogananda les había dado.

En el Sur de la India, Babaji había estado preparando, desde 1942, a dos almas para la tarea de diseminar su Kriya Yoga: S.A.A. Ramaiah, un joven estudiante graduado de geología por la Universidad de Madrás, y V.T. Neelakantan, un famoso periodista y estudiante cercano de Annie Besant, Presidenta de la Sociedad Teosófica y mentora de Krishnamurti. Babaji se apareció por separado a ellos y luego los juntó con el fin de que trabajasen para Su Misión. En 1952 y1953 Babaji dictó tres libros a V.T.Neelakantan: "La voz de Babaji y Misticismo desvelado", "La llave maestra de Babaji para todos los males", y "La muerte de la muerte, de Babaji". Babaji les reveló sus orígenes, su tradición y su Kriya Yoga. Ellos fundaron el 17 de octubre de 1952, a petición de Babaji, una nueva organización, "Kriya Babaji Sangah", dedicada a la enseñanza del Kriya Yoga de Babaji. Los libros crearon sensación cuando se publicaron y distribuyeron por toda la India. La SRF (Self Realization Fellowship) intentó apropiarse de ellos y eliminar el Kriya Babaji Sangah, e hizo falta la intervención del primer ministro de la India, Pandit Nehru, que era amigo de V.T. Neelakantan, para detener sus esfuerzos. En 2003 la Orden de Acharyas del Kriya Yoga de Babaji reimprimió los tres libros en un solo volumen titulado "La voz de Babaji".

Es en "La llave maestra para todos los males" donde Babaji reveló su respuesta a la pregunta "¿Quién soy yo?". En esencia, ésta revela que cuando sepamos finalmente quién somos, sabremos quién es Babaji. Esto es, Babaji no se identifica a sí mismo con una limitada personalidad humana, o una serie de eventos vitales, ni siquiera con su cuerpo divinamente transformado. Sin embargo, en estos libros revela por primera vez un número de detalles preciosos acerca de la historia de su vida, con el fin de bosquejar para nosotros un camino hacia la Auto-realización, a la que todos pueden aspirar. Estos detalles han sido posteriormente documentados en el libro "Babaji y la tradición de Kriya Yoga de los 18 Siddhas".

A Babaji le pusieron de nombre "Nagaraj", que significa "rey de las serpientes", refiriéndose a "kundalini", nuestro gran potencial divino de poder y de consciencia. Nació el 30 de noviembre del 203 d.C. en un pequeño pueblo de la costa conocido como Parangipettai, en Tamil Nadu, India, cerca de donde el río Cauvery desemboca en el Océano Índico. Su nacimiento coincidió con el ascenso (Nakshatra) de la estrella Rohini, bajo la cual nació Krishna. El nacimiento tuvo lugar durante la celebración del Kartikai Deepam, el Festival de las Luces, la noche antes de la luna nueva del mes tamil de Kartikai. Sus padres eran Brahmines Nambudri que habían emigrado ahí desde la costa Malabar del lado occidental del sur de la India. Su padre era el sacerdote del templo de Shiva de su pueblo, que hoy es un templo dedicado a Muruga, el hijo de Shiva.

A la edad de 5 años Nagaraj fue secuestrado por un comerciante y llevado como esclavo a lo que hoy es Calcuta. Un rico comerciante lo compró, sólo para darle la libertad. Él se juntó con un pequeño grupo de monjes errantes, y con ellos se convirtió en erudito en la literatura sagrada religiosa y filosófica de la India. Sin embargo, él no estaba satisfecho. Oyendo acercad de la existencia de un gran Siddha, un maestro perfecto, llamado Agastyar, en el sur, hizo un peregrinaje al sagrado templo de Katirgama, cerca del punto más al sur de Ceilán, la larga isla justo al sur de la India peninsular. Allí se encontró con un discípulo de Agastyar, cuyo nombre era Boganathar. Él estudió"dhyana" o meditación intensamente y "Siddhantham", la filosofía de los Siddhas, durante cuatro años, con Boganathar. Experimentó "sarvihelpa samadhi" o absorción cognitiva, y tuvo la visión del Señor Muruga, la deidad del templo de Katirgama.

A la edad de 15 años Boganathar le envió a su propio gurú, el legendario Agastyar, de quien se sabía que vivía cerca de Courtrallam, en Tamil Nadu. Tras realizar intensas prácticas yóguicas en Courtrallam durante 48 días, Agastyar mismo se le reveló, y le inició en el Kriya Kundalini Pranayama, una poderosa técnica de respiración. Él le mandó al muchacho Nagaraj que se fuera a Badrinath, en lo alto de los Himalayas, y que practicara intensamente todo lo que había aprendido, para convertirse en un "Siddha". Durante los siguientes 18 meses Nagaraj vivió solo en una cueva practicando las técnicas yóguicas que Boganathar y Agastyar le enseñaron. Al hacerlo entregó su ego, incluso hasta el nivel de las células de su cuerpo, a la Divinidad, que descendió a él. Se convirtió en un Siddhas, uno que se ha entregado al poder y consciencia de la Divinidad. Su cuerpo ya no estaba más sujeto a la devastación de la enfermedad y la muerte. Transformado, como un Mah o gran Siddha, se dedicó él mismo a la elevación de la humanidad sufriente.

Desde entonces Babaji ha seguido guiando e inspirando a algunos de los más grandes santos de la historia y a muchos maestros espirituales para que cumplan su misión. Entre ellos se incluyen Adi Shankaracharya, el gran reformador del Hinduísmo del siglo IX, y Kabir, el santo del siglo XV, querido tanto por musulmanes como por hindús. Se dice que ambos fueron iniciados personalmente por Babaji, y lo mencionan en sus escritos.

Él ha mantenido la destacable apariencia de un joven de 16 años. Durante el siglo XIX Madame Blavatsky, la fundadora de la Sociedad Teosófica, lo identificó como el Matreiya, el Buda viviente o Maestro Mundial para la próxima era, descrito por C.W. Leadbetter en "Los Maestros y el sendero". En 1861 Babaji revivió su Kriya Yoga, que Patanjali menciona en sus famosos "Yoga-Sutras". Patanjali escribió este clásico texto de Yoga en el siglo III d.C. En él define el Kriya Yoga en el verso II.1 como "práctica constante (en particular el cultivo del desapego), auto-estudio y devoción al Señor". Sin embargo, junto con lo que Patanjali describe como Kriya Yoga, Babaji añadió las enseñanzas del tantra, que incluyen el cultivo de "kundalini", el gran poder y consciencia potenciales, a través del uso de respiraciones, mantras y prácticas devocionales. Su síntesis moderna de "Kriya Yoga" incluye una rica variedad de técnicas. .

Durante un periodo de seis meses, en 954, en su ashram cerca de Badrinath, en los Garwhal Himalayas, Babaji inició a S.A.A. Ramaiah en un sistema completo de 144 Kriyas o técnicas prácticas, que implican posturas, respiraciones, meditaciones, mantras y técnicas devocionales. Éste último floreció como un yogui, y comenzó una misión mundial para llevar su sistema, llamado "Kriya Yoga de Babaji", a miles de aspirantes. De 1970 a 1971 él inició al autor, M. Govindan, en todas las 144 Kriyas. M. Govindan las practicó intensamente un promedio de ocho horas al día durante 18 años, bajo la guía de Yogui Ramaiah, en la India, Estados Unidos y Canadá. En 1983, Yogui Ramaiah le entregó unos requisitos rigurosos que debía cumplir para comenzar a iniciar a los demás. Tras cumplirlos, Babaji mismo se apareció a Govindan en 1988 y le mandó que fuera a enseñar Su Kriya Yoga a los demás.

Babaji se revela a sí mismo gradualmente a sus devotos y discípulos, capturando sus corazones en diversos tipos de relaciones personales devocionales en las que les guía en su desarrollo. Su relación con cada uno de nosotros es única, y según nuestras necesidades individuales y nuestra naturaleza. Él es nuestro gurú personal. Conforme se expande nuestro corazón nuestra comunión con Él culmina con la "visión universal del amor", en la que uno ve a Babaji en todo.

Afortunadamente, Babaji de vez en cuando sale de su velo anónimo que encuentra tan útil para su trabajo. Babaji se apareció a Swami Satyaswarananda en las Montañas Kumaon de los Himalayas, a comienzos de los 70, y le asignó la misión de traducir y publicar los escritos de Lahiri Mahasaya. Él lo ha hecho en la serie de "Sanskrit Classics", desde su hogar en San Diego, California. Shibendu Lahiri, uno de los bisnietos de Lahiri Mahasaya, afirma también que ha sido visitado por Babaji, en su hogar, a finales de los 80. Se dice que Babaji le ha bendecido en sus esfuerzos por difundir el Kriya Yoga por todo el mundo. Babaji le dio su darshan al autor en el plano vital en octubre de 1999, en dos ocasiones. Esto sucedió a 30 kilómetros al norte de Badrinath, a una altitud de casi 5.000 metros, en la fuente del río Alakananta. Durante estas visitas Babaji apareció como un joven radiante, con el pelo castaño, vestido con simple "dhoti" o paño en la cintura, y permitió que Govindan le tocase los pies.

Uno no puede realmente saber quién es Babaji, o empezar siquiera a concebir su grandeza sin apreciar la cultura de los Siddhas de la que ha emergido. Más que buscar un escape del mundo en algún cielo, tras realizar internamente la presencia de la Divinidad, los Siddhas buscaron entregar a Ella todo su ser, y Le permitieron que se manifestara a todos los niveles. Buscaron una completa transformación de nuestra naturaleza humana.

El "Thirumandiram", escrito por el Siddha Thirumular en los siglos II y III d.C., en 3.00 versos como gemas, revela la amplitud y profundidad de los logros de los Siddhas. Nuestra investigación ha revelado que Thirumular fue un discípulo hermano de Boganathar, el gurú de Babaji, y de Patanjali, una de las fuentes más conocidas del Yoga. Aunque la mayoría de la literatura Siddha no ha sido traducida fuera de sus lenguajes nativos de tamil y sánscrito, existen algunos buenos estudios, los más notables son "The poets of the Powers" del dr. Kamil Zvelibil y "The Alchemical Body", del profesor David Gordon White. Estas dos obras demuestran plenamente los destacables logros de los Siddhas, y revelan que Babaji no era un raro extraterrestre. Él manifestó lo que Sri Aurobindo refirió como "la transformación supramental" de nuestra naturaleza, que aspiraba fuera para toda la humanidad, quizás el siguiente paso de nuestro proceso evolutivo. Como tal, Él no es nuestro salvador. Tampoco es el fundador de alguna religión. No busca nuestra adulación ni siquiera nuestro reconocimiento. Como todos los Siddhas, Él se ha entregado completamente al Ser Supremo, la Abstracción Suprema, y como un instrumento divino, trae a este lóbrego mundo la clara luz de la consciencia, la alegría incondicional y la paz suprema. Que todo el mundo logre este potencial humano más grande.

© 1995 - 2016 - Babaji's Kriya Yoga and Publications - All Rights Reserved.  "Babaji's Kriya Yoga" is a registered service mark.