Babaji's Kriya Yoga
Babaji's Kriya Yoga Images
English Deutsch Français FrançaisEspañol Italiano Português PortuguêsJapanese Russian Bulgarian DanskArabic Farsi Hindi Tamil Turkish

 
                                            

Toda nuestra ignorancia nos acerca a la muerte
Por M. Govindan

“Toda nuestra ignorancia nos acerca a la muerte” – T.S. Eliot

Esta frase del gran poeta norteamericano, T.S. Eliot, que encontré recientemente, parafrasea lo que un eminente gerontólogo me dijo en una conferencia acerca del envejecimiento en National Institute de Health, en Bethesda, Maryland, hace más de 25 años. Durante el periodo de preguntas y respuestas pregunté al panel de eminentes doctores y científicos: "¿Por qué mueren los seres humanos?". La respuesta fue a la vez sorprendente y humilde. Él replicó: "Los humanos mueren por su ignorancia. Tenemos demasioados malos hábitos que nos desgastan". Cuando le pregunté, "¿Hay algún límite teórico para la vida humana?", él replicó: "No hay un límite teórico real para la vida humana. Los humanos pueden vivir indefinidamente. No sabemos por qué debería haber algún límite a la vida humana.”

Desde ese momento, muchos estudios científicos han señalado los efectos de los "radicales libres", e incluso la existencia de una gen que parece controlar el envejecimiento, pero todavía somos básicamente ignorantes respecto a por qué morimos. Muchos han intentado correlacionar los efectos del estrés, dieta, estilo de vida, el propio entorno, el estatus social y la genealogía con el envejecimiento. Los Siddhas, naturalmente, tenía mucho que decir acerca de la correlación entre nuestro ritmo de respiración y el envejecer.

Sin embargo, el tema de la "ignorancia" misma es a menudo pasado por alto. El término “avidya” es la palabra sánscrita para "ignorancia". Se refiere no a una ausencia de conocimiento, ni a una falta de educación, tal como el térmno es Estados Unidosdo en los párrafos precedentes. Según Patanjali: "Ignorancia es ver lo impermanente como permanente, lo impuro como puro, lo doloroso como placentero y el no-Ser como el Ser" (Yoga-Sutras II.5). Éste es el error fundamental al que tienden los humanos, e implica el erróneo sentido de identidad con lo que no somos. Nosotros decimos "Estoy cansado" o "Estoy enfermo, enfadado o preocupado". Nos aproximamos a la verdad, sin embargo, cuando decimos: "Mi cuerpo está cansado", o "yo tengo pensamientos de enfado". Nuestro contexto cultural actual, los medios de comunicación, nuestra sintaxis del lenguaje y nuestro sistema educativo, todos ellos nutre este error fundamental que esconde nuestra verdadera identidad, el Ser. El Ser es el eterno testigo, el Vidente, un constante, Único Ser puro, infinito, penetrando todo, presente en todo. Todo lo demás está cambiando y será por tanto perdido un día. Al adherirnos a lo impermanene, a lo que cambia, ignoramos lo Real, y sufrimos. Todo deseo es doloroso porque crea una necesidad insaciable de tener algo que actualmente no poseemos, o de ser algo que no somos. Incluso cuando cumplimos deseos siempre habrán más deseo, al igual que está el deseo de no perder lo que tenemos, por tanto más sufrimiento.

Patanjali nos dice que “Ignorancia, egoísmo, apego, aversión y aferramiento a la vida son las cinco aflicciones (klesah) ”(II.3). Estas cinco aflicciones impiden la Autorrealización. La Ignorancia es la más significativa, él sigue diciendo en el siguiente verso: "Ignorancia es el campo (del que surgen las otras) aflicciones, que pueden ser inactivas, débiles, interceptadas o activas". Esto es, la ignorancia es la caEstados Unidos primaria de nuestro sufrimiento, y produce las demás. Es la caEstados Unidos de la confusión entre el sujeto "yo soy" y los objetos de nuestra experiencia. Esconde nuestra consciencia interna y crea una falsa identidad: yo soy el cuerpo, la mente, los sentidos, las emociones, etc.

En el caso de la persona normal, la ignorancia, el egoísmo, el apego, la aversión y el aferramiento a la vida son constantes y sostenidos. Continuamente seguimos los impulsos de los deseos basados en el subconsciente. Cuando nuestro bienestar o nuestra supervivencia es amenazada, respondemos típicamente con miedo, sin reflexión. Cuando empezamos a practicar Yoga, sin embargo, uno intercepta muchos de estos impulsos, se resiste a ellos y los sustituye por sentimientos de amor, autodisciplina, generosidad, etc. Esto requiere, no obstante, vigilancia y esfuerzo; si no, los viejos hábitos son revividos.

En un avanzado practicante de Yoga, las aflicciones se vuelven muy débiles o inactivas, porque ya no responde más a ellas. La constante disciplina del practicante ha derivado en un estado de ecuanimidad que no puede ser perturbado por tales impulsos.

De modo que para vencer a esta ignorancia, debemos buscar formas de recordarnos a nosotros mismos quién somos realmente: por el estudio regular de los textos tales como los Yoga-Sutras y el Bhagavad-Gita, Estados Unidosndo afirmaciones y autosugestiones que nos recuerden a nuestro verdadero Ser, y por el cultivo de la Autoconsciencia mediante el quíntuple camino del Kriya Yoga de Babaji.

Copyright 2001 por Marshall Govindan. Todos los derechos reservados

© 1995 - 2017 - Babaji's Kriya Yoga and Publications - All Rights Reserved.  "Babaji's Kriya Yoga" is a registered service mark.