Babaji's Kriya Yoga
Babaji's Kriya Yoga Images
English Deutsch Français FrançaisEspañol Italiano Português PortuguêsJapanese Russian Bulgarian DanskArabic Farsi Hindi Tamil Turkish

 
                                            

Buscando la permanencia en un mundo impermanente
Por Marshall Govindan

La horrible destrucción del World Trade Center y del Pentágono el 11 de septiembre del 2001 ha creado una dramática crisis mundial. Los informes han indicado que incluso semanas después de la catástrofe más del 50 por cien de americanos están deprimidos o perturbados. La mayoría se sienten inseguros, temiendo que los terroristas dentro de América puedan desencadenar una ola de ataques que impliquen armas bacteriológicas, transportes públicos o instalaciones de trabajo o recreativas. La gente se pregunta ¿dónde puedo estar seguro? La gente continua viendo la destrucción del WTC una y otra vez en las repeticiones de la televisión. Los periódicos han alimentado las llamas del miedo con titulares que especulan acerca de dónde se producirá el siguiente ataque, y con las fotografías de los musulmanes quemando banderas americanas. El presidente de los EEUU ha declarado la Guerra al terrorismo, pero no puede identificar los objetivos, y los militares americanos parecen no aptos para enfrentarse a un enemigo casi invisible, que puede estar acechando en cualquier parte. Así, la mayoría ha cancelado sus planes de vuelo y se han obsesionado con mirar la CNN en busca del siguiente reportaje que estimulará o calmará nuestros miedos hacia el terrorismo.

Nuestros negocios, incluso nuestra vida no como lo era. Nuestras premisas básicas respecto a nuestra seguridad y mantenimiento de una cultura materialista están muy en duda. Ya no se puede confiar más en que nuestra civilización tecnológica nos apoye. En breve nos hemos vuelto miedosos.

Pero, ¿qué es miedo? Es esencialmente imaginación de sufrimiento, sin evaluar las posibilidades de su ocurrencia. Nuestra habilidad para evaluar la probabilidad de otro ataque terrorista hace más difícil el controlar tales sentimientos. Eso nos deja con el tener que manejarlos con el control de nuestra imaginación. Como estudiantes de Yoga tenemos, más que el resto, una apreciación de nuestro poder para crear nuestro mundo. Ahora debemos usar ese poder, no sólo para nosotros, sino para los millones de personas a nuestro alrededor que temen lo peor. Debemos no sólo desapegarnos de los miedos que nos invanden desde la mente de nuestros vecinos, sino crear formas de pensamientos positivas que les calmarán y les darán seguridad. Nuestras palabras y nuestros actos deben seguir nuestras reflexiones, y no ser reacciones a viejos hábitos. Es un momento para nosotros para que llevemos nuestro Yoga hacia todas las situaciones de la vida diaria en la que nos encontremos a nosotros mismos y a los otros volviéndonos tensos. Es un momento para nosotros para cultivar la Paz interna y externa e irradiarla. Es un tiempo para nosotros para llamar a un poder más grande de luz, conciencia, quietud y amor hacia este mundo atribulado. Es un momento para nosotros para llegar hasta los demás, para compartir nuestro amor, y no un momento para esconderse.

Debemos también ser sabios para recordar las palabras de Patanjali, quien nos dice en el Sutra II.3 que “La ignorancia, el egoísmo, el apego, la aversión y el aferramiento a la vida son las cinco aflicciones” que nos causan el sufrimiento. Él sigue diciendo en II.4 que “La ignorancia es el terreno del que surgen las otras aflicciones”, en el sutra II.5 dice que “la ignorancia es ver lo impermanente como permanente, lo doloroso como placentero y el no Ser como Ser”. Esta ignorancia es la causa raíz del miedo y del sufrimiento que ahora aflige a muchos como consecuencia del suceso del 11 de septiembre del 2001. Mientras sigamos creyendo todos los objetos que constituyen nuestro mundo van a durar, e ignoremos la existencia de Eso, el ser esencial que todos somos, estamos destinados a sufrir. Los recientes suceso son una llamada al despertar para todos, para que descubran esto. En la medida en la que podamos ir más allá del drama de cambio o destrucción, y veamos la ÚNICA REALIDAD ABSOLUTA BRILLANTE, la LUZ DE LA CONSCIENCIA, ETERNAMENTE PRESENTE, tales sucesos nos habrán servido bien. Patanjali nos ha reasegurado que “lo Visto existe sólo por causa del Ser”, en el verso II.21. Lo Visto incluye todo lo que puede ser experimentado por nosotros. Es la Naturaleza, a la vez actual y potencial. El Ser, o el Vidente es la consciencia, el Testigo. La Naturaleza (que incluye la naturaleza humana, nuestros cuerpos, mente y emociones) nos proporciona experiencias y finalmente libera nuestra consciencia de su cautiverio o falsa identificación: la confusión de que somos lo Visto, no el Vidente. Hasta entonces, lo visto nos da experiencia, y mediante tal experiencia despertamos gradualmente del sueño de que somos lo Visto. Eventualmente sentimos que ya hemos tenido bastante sufrimiento en manos de la Naturaleza y buscamos un salida de la confusión egoísta (“yo soy el cuerpo-mente”, etc.). Con desapego y discernimiento aprendemos a ir más allá de ella.

Así, si te encuentras a ti mismo sintonizando la CNN o alcanzando el periódico, discierne qué es permanente, el eterno Testigo de tu propia Auto-consciencia, y no permitas que el drama de la Naturaleza absorba tu consciencia en miedo y fantasías efímeras. Cambia de canal, y sintoniza con la Estación Emisora Divina, “Kriya Babaji Nagaraj”. Posee tu propia Divinidad, y ayuda a crear un nuevo mundo donde el miedo y la necesidad ya no existan más.

Copyright 2001 por M.Govindan. Todos los derechos reservados

© 1995 - 2017 - Babaji's Kriya Yoga and Publications - All Rights Reserved.  "Babaji's Kriya Yoga" is a registered service mark.